A través del proceso de ultracavitación se logra la movilización de grasa en forma localizada, reflejándose en la reducción de la adiposidad localizada y disminución de centímetros. Se pueden trabajar distintas zonas (como piernas, glúteos, abdomen, entre otras). El drenaje posterior es importante así como también la ingesta de mucha agua y una dieta controlada en calorías y grasas totales. Es un método no invasivo e indoloro. [+info]